Minas, pandemias y ecosistemas, de la experiencia Escobal en Guatemala

resistencia_mina_escobal_guatemala _-_ ejatlas.org_.jpg

Foto: ejatlas.org A+ A

Como resultado de mi trabajo, hace unas semanas, tuve la oportunidad de participar en dos reuniones virtuales sobre la situación de ciertas comunidades indígenas en resistencia a los proyectos mineros en marcha en Guatemala. El primero fue «Movimientos ancestrales: territorios indígenas y migración» facilitado por NISGUA; y el segundo, «Encontrar un terreno común: autodeterminación comunitaria, Canadá-Guatemala», organizado por Earthworks.

En ambos eventos, líderes indígenas como Silvia Raquec de la Asociación Pop No’j y Luis Fernando García Monroy como miembro del Parlamento Xinka, respectivamente, desempeñaron un papel vital.

Silvia es una defensora maya y coordinadora del Programa de Migración de la asociación con sede en Guatemala. Luis es miembro del Parlamento de Xinka y hace unos años fue víctima de intentos de muerte y en respuesta a su liderazgo en la resistencia de Xinka a la explotación de la mina El Escobal por Pan American Silver, con sede en Vancouver. Canadá

Después de escucharlos, me sentí muy motivado para escribir y compartir esta situación y alentar el análisis y las acciones de solidaridad internacional.

Pandemias, nuestra correlación con el ecosistema y nuestra responsabilidad conjunta con la Tierra y con nosotros mismos como humanidad.

Recordando a Leonardo Boff, sabemos que todo está vinculado. Nada, nada existe solo. Todo y todos forman parte de un sistema grande y complejo. Todo coexiste e interexista. De una molécula a una gran pandemia a través de COVID-19, nada existe de forma aislada. Desde la célula hasta el cosmos, incluidos los humanos, los animales, el planeta Tierra, el sistema solar y las galaxias.

Lo que hacemos aquí nos afecta allí y lo que hacemos allí nos afecta aquí. La explotación voraz de la naturaleza y la alteración violenta de los microsistemas nos afectan aquí y allá: en China, Estados Unidos, Francia o Canadá. La libertad aquí es la esclavitud allí. Guerra hay paz aquí, dijo Arnaud Theurillant-Cloutier. La comodidad, la prosperidad, nuestra paz y nuestra libertad significarían explotación, pobreza y violencia en todas sus formas, tanto en países como Guatemala. Esto se aplica en el caso particular de este texto a proyectos de extractivismo moderno y acciones de compañías mineras canadienses.

Pero las compañías mineras no existen solas o solas. Ellos necesitan a otros. Se alimentan de socios que desean invertir en sus proyectos. Muchos ciudadanos canadienses invierten en estos negocios para lograr la prosperidad financiera. Incluso si la industria minera destruye la naturaleza. Incluso si la industria minera destruye nuestro hogar común: el planeta Tierra.

Muchos pueden no ser conscientes de los efectos catastróficos que las minas tienen en la Tierra, ni en los humanos, ni en ellos mismos en nuestro sistema natural. Muchos, tal vez, no saben que el enriquecimiento de unos pocos por la explotación de minas acelera la destrucción del ecosistema, el planeta y nosotros mismos.

Ya sea que lo llamemos calentamiento global o coronavirus, todo esto es una señal del camino suicida que estamos recorriendo. Gran parte de la comunidad científica internacional demuestra este proceso de autodestrucción de la hora reloj corriendo desde el fin del mundo .

La industria minera provoca en las comunidades indígenas de Guatemala: pobreza, violencia, corrupción, enfermedades, destrucción del ecosistema (contaminación), desplazamiento forzado interno de personas y migración forzada internacional que afecta particularmente a mujeres y niños.

¿Vida en abundancia o en plenitud para quién? ¿Para el contratista minero?

Si quiero vida en abundancia, plenitud, también la quiero para otros. Esta vida en abundancia, que no es otra cosa que una vida en armonía con todos y con el ecosistema, porque todos somos parte de todo. Si deseo libertad, paz y dignidad para mí, debo desearla para todos. La riqueza y la seguridad que el sector minero produce para algunas personas es tanto pobreza como violencia para la gran mayoría y la destrucción de nuestro hogar común.

Si quiero la vida en armonía para todos, no la quiero como el empresario minero. Si quiero integridad en el sentido integral y armonioso de la relación del ser humano con los demás y con la naturaleza, lo quiero para mí y para todos.

Mina Escobal, Guatemala

Administrada por Pan American Silver, la mina Escobal está ubicada en el municipio de San Rafael las Flores en el departamento de Santa Rosa y muy cerca de la ciudad de Guatemala. Se considera la segunda mina de plata más grande del mundo. En 2017, el Tribunal Constitucional de Guatemala ordenó la suspensión de las operaciones. En consideración al Tribunal Superior, el proyecto no tenía previsto consultar a las comunidades indígenas Xinka que, organizadas en resistencia pacífica, alzaron sus voces contra el proyecto. Además, fue posible verificar la violación de los derechos humanos, la ignorancia del derecho internacional en la materia e incluso los actos de violencia contra las comunidades que incluso causaron la muerte de varias personas.

Históricamente, el territorio donde se encuentra la mina albergaba diferentes comunidades indígenas mayas. Vivían en esta región en armoniosa convivencia con la Madre Tierra. Todo en un equilibrio natural. Para ellos, la Madre Tierra, tal como la ven, es precisamente eso: una madre que se preocupa por todos, como sus hijos.

Sin embargo, y en palabras de Silvia Raquec, la historia se repite. Hace más de 500 años, los españoles trajeron viruela, sarampión, etc. Que han matado a muchas más personas en nuestra tierra. Hoy, entre otras cosas, la pandemia estructural es más fuerte que antes.

El modelo de extractivismo salvaje ve a las mujeres y la tierra como territorios que pueden ser invadidos y dominados. Pero el territorio no es solo un pedazo de tierra, sino un sistema completo en el que se desarrolla una comunidad y sus energías. Todo está vinculado a todo. Es sagrado La tierra es un ser vivo y merece respeto porque genera vida, bienestar y proporciona alimento.

Para concluir, frente a la pregunta que surgió durante la reunión, ¿cuál es el mensaje que el pueblo Xinca quisiera enviar a Pan American Silver y al público en general? La respuesta fue: no solo en Guatemala, hay intereses e inversores. Nuestro mensaje para los inversores que invierten en Canadá no es invertir allí. Damos vida, ellos reciben los beneficios. Que se respete la voluntad de los pueblos indígenas.

– Oscar Benavides Calvachi , abogado de derechos humanos, coordinador general del Proyecto de Apoyo Quebec-Guatemala, Montreal.

Deja un comentario