POP NO’J APOYA A FAMILIAS DE NIÑEZ MIGRANTE RETORNADA

Frente al COVID-19,

Del kaji’ B’atz’  al  Waqxaqi’ Tz’ikin’ (04  – 08 mayo del 2020) en varias comunidades de Huehuetenango, la Asociación Pop No’j ejecutó un plan de apoyo para 58 familias de niños, niñas y adolescentes migrantes retornados de Estados Unidos y México que están en situación de pobreza y extrema pobreza, la cual se ha agudizado por la pandemia del COVID-19.

Esta situación está afectando al mundo profundamente, también a Guatemala y particularmente a las comunidades Indígenas que son  más vulnerables por el racismo y la ausencia histórica del Estado. Esto ha hecho necesario que desde organizaciones de sociedad civil y las propias comunidades se brinde apoyo para mitigar los efectos de esta crisis.  

Las técnicas de campo de Pop No’j visitaron comunidades y cabeceras municipales para entregar apoyo económico a estas familias, para que compren insumos básicos para subsistir. Para ello, se hizo coordinación con las autoridades comunitarias y municipales, a manera que facilitaran que nuestras compañeras  pudieran llegar a los hogares de las familias, tomando las precauciones del caso.

Las familias que Pop No’j acompaña pertenecen a comunidades de la Región Huista (Santa Ana Huista, San Antonio Huista, Jacaltenango, Petatán, Unión Cantinil y Concepción Huista) y Área Mam (Santa Bárbara, San Sebastián H, San Juan Atitán, San Rafael Petzal, San Gaspar Ixchil, Colotenango, Santiago Chimaltenango, La Democracia, San Pedro Necta, La Libertad, San Ildefonso Ixtahuacán y Cuilco).

Esto fue posible gracias al apoyo de nuestros aliados KIND -Niños Necesitados de Defensa – y ELCA – la Iglesia Evangélica Luterana en Estados Unidos -.

Vale la pena recordar que no es esta la primera peste a la que han hecho frente los Pueblos Indígenas.  Hace más de 500 años, los invasores españoles trajeron enfermedades desconocidas para los pueblos originarios y frente a las cuales no tenían defensas.  Aunque éstas provocaron muchas muertes, más aún que las causadas por las armas de los invasores, los pueblos resistieron y resisten hasta la fecha.  Esa resistencia y resiliencia secular es una fortaleza en el presente.

Deja un comentario